Una guitarra que le dobla la edad, su lírica nostalgica y una voz que emana calidez le bastan a Daniel Who para enganchar con su folklor suave.